Liderazgo político, entre la cercanía y la gestión

favorito elecciones

Liderazgo político, entre la cercanía y la gestión

Me parece una reflexión necesaria, que en muchas ocasiones me han planteado en diferentes contextos; además, es una cuestión que sobrevuela en ambientes periodísticos, académicos y hasta psicológicos. Me recuerda ese cuestionamiento sobre si el líder nace o se hace; y yo respondo que se hace, básicamente porque el concepto de liderazgo no es único. El carisma sí puede suponer un matiz interno, pero el liderazgo es la suma de muchas variables que confluyen; incluso el liderazgo situacional es un aspecto significativo y un ejemplo de ello. En ocasiones, un candidato triunfa no tanto por su liderazgo sino porque su Marca es percibida como necesaria, útil en el contexto de una campaña electoral determinada; y eso lo vinculamos con la aplicación de ese liderazgo situacional. Por ello, cuando aconsejamos a los partidos políticos en la selección de sus números uno es muy necesario un análisis del contexto, de la persona y de la visión estratégica del partido; las decisiones de última hora, impulsivas o por descarte, deben evitarse. Es más, ya deberíamos estar preparando a los próximos candidatos que se van a estrenar en las listas para la próxima campaña; la penetración de Marca en la ciudadanía requiere tiempo y rutina, y eso está muy reñido con la improvisación.

 

candidato politico elecciones

 

La política de gestión gana en ciertos niveles, pero en otros debe ser complementada con una Marca percibida, adecuada y coherente. Todos tenemos Marca, lo único que nos tenemos que preguntar es si esa Marca coincide con la proyección que queremos; o bien refleja los valores o la esencia a través de la cual queremos ser percibidos. La identidad la lograremos a través de una estrategia diseñada y vinculada a la causa propia que queremos liderar.

Cuando hablo de niveles, lo estoy uniendo al tipo de elección y de cargo al que opta la candidatura. Cuanto más distanciado está ese cargo de la ciudadanía, mayor será el efecto que tendrá la gestión. La municipalidad demanda Marca, pero un ministro demanda gestión; la frialdad sí puede ser compensada en determinados cargos, pero es indefendible para un alcalde.

Las recientes elecciones gallegas han puesto de manifiesto la política de gestión como elemento valorado por el electorado, pero en las próximas el diseño de Marca será indispensable; el candidato ha expandido su halo como delfín de Feijóo hasta ser asumido como su sucesor natural. En este periodo que ha gobernado, los parámetros de la ciudadanía iban en la línea de la penetración de Marca de Feijóo. Las siguientes elecciones serán en otro contexto y con distintos criterios. Ahora, Alfonso Rueda tiene realmente su reto personal; ahora sí inicia su trayectoria individual de Marca, por la que será valorado en su próxima cita electoral.

Otro aspecto esencial es preguntarse qué comunicamos de todo lo que hacemos; si nos centramos en la gestión, nuestra estrategia de comunicación tiene que estar perfectamente trazada porque es nuestra herramienta electoral; y hay que plantear hitos. La gestión puede ser circunstancial, quizás pueda evaporarse, pero será muy difícil dejar de sentir Marca Personal; cuando toca a su alcalde, se cruza con su consejero, abraza a un concejal… La poetisa estadounidense Maya Angelou tiene una frase preciosa, que dice “La gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidarán cómo los hiciste sentir”.

 

 

 

Lo mismo que el líder se hace, la Marca también se crea. Si conocemos dónde queremos estar en las próximas elecciones, si ya sabemos si tendremos posibilidad de repetir en cartel, analicemos muy bien qué elegir o qué porcentaje darle a cada cosa; eso, desde hoy, marcará la diferencia con nuestros futuros adversarios. Si gobiernas en coalición y no has definido tu causa, ya vas en desventaja; llegarán las próximas elecciones y tu campaña será independiente de la de tu socio de gobierno. Y entonces será muy difícil diseñar una estrategia propia y diferenciada si no estás distinguiéndote ya.

La fórmula del éxito está basada en la suma de los hitos de gestión y la Marca Personal, y el porcentaje de cada una va en función del cargo que ocupes; a mayor lejanía, más prevalencia de la gestión; a mayor municipalismo y posibilidad de encabezar la lista, ganar dependerá mucho más de tu Marca, y ganar hoy se traduce en gobernar. La Marca Política se convierte en un recurso competitivo real, mucho más que la construcción ficticia del candidato.

 

coaching candidatos politicos

 

Xavier Marcet, que preside Lead to Change desde su gran experiencia en liderazgo, ha definido muy bien los cinco principios que se tienen que dar en un líder: tiene que transmitir autenticidad, tiene que influir antes que mandar, tiene que poner ambición en los proyectos, tiene que ser humilde para saber escuchar lo que no le dicen, y tener la empatía natural del líder.

Influir antes que mandar, la característica del líder valiente.

 

Maite F. Valderas

Psicóloga – Asesora – CEO ETIK

Coach Político

etikpolitica.es @EtikMaite



Share This