EL CONOCIMIENTO DEL ELECTORADO COMO TÁCTICA PARA ¡GANAR!

EL CONOCIMIENTO DEL ELECTORADO COMO TÁCTICA PARA ¡GANAR!

Para poder influir en la decisión de los resultados, es necesario conocerlos detalladamente, saber cómo hacerlos, proporcionarlos en sus propias políticas, sus gustos, sus intereses y sus intereses en los móviles que llevan a sus decisiones electorales. Anteriormente, el conocimiento del nicho electoral y el estado de la opinión se mantienen bajo el olfato. una y otra vez.

Ahora bien, con la evolución de la investigación y la aparición de la comercialización en el escenario político se dio paso al estudio sistemático y pormenorizado electorado aplicando las mismas técnicas que se utilizan para estudiar en el mercado comercial, la encuesta y las herramientas de sondeo ofrecían verdad La radiografía, la radiografía, la respuesta, la oportunidad, la oportunidad, la oportunidad, la oportunidad, la oportunidad, la oportunidad, la oportunidad todavía no hay una gran cantidad de candidatos que no logran superar el esquema anterior y aún siguen siendo fieles al olfato intuitivo para desarrollar sus campañas.

El conocimiento de la masa electoral en la época contemporánea tuvo sus inicios con Ola Babcock Miller, una conocida activista demócrata y defensora de los derechos de la mujer que nació el 1 de marzo de 1871 en Iowa (EEUU), un Estado que era dominado Por los republicanos. En 1927, después de la muerte de su esposo, fue candidata por el Partido Demócrata para la Secretaría de Estado de Iowa; Miller tenía dos fortalezas, su excelente capacidad de oratoria y el apoyo de su país, George Gallup, un joven politólogo que además de un sobresaliente matemático.

Galleta por la petición de su suegra, investigación de los ciudadanos, aplicación de las primeras políticas de la historia, después de la época, las necesidades, los gustos y los intereses de los electores, Ola Miller ganó las elecciones y se responsabiliza en la primera mujer en Ser secretaria de estado de Iowa, gracias a la ventaja que tenía frente a su contrincante: saber exactamente lo que importaba a la gente, lo que querían oír, lo que les preocupaba, elementos de lo que valió para enfocar su discurso.

Ola Miller y George Gallup sabían con certeza qué mensaje se emite a cada segmento de población con la base de la información que se ha tenido en cuenta y que se ha convertido en variables indispensables para cualquier persona. campaña política que quisiera triunfar.

El conocimiento del electorado ha sido una táctica determinante para el triunfo de muchos interesados, este ha sido evolucionado con el mismo se ha convertido en una práctica determinante para el éxito. La comunicación política para dar paso a modelos estratégicos.

Contar con la suficiente información sobre la población votante, es ir un paso adelante en la elección, lo que garantiza que se utilicen eficientemente los recursos humanos y humanos que se disponga, el diagnóstico socio político es el corazón de la estrategia electoral, una campaña política sin estrategia es equivalente a un barco en altamar sin una brújula, toda vez que el diagnóstico se convierte en el sustento de la vida en cualquier proceso político – electoral, por esta razón las campañas se han interesado por captar información del mercado votante que Antes no posar, estudiar el comportamiento del elector y sus hábitos es determinante a la hora de posicionar el mensaje político.

La segmentación electoral permite identificar claramente el mensaje más oportuno para cada país poblacional, contribuir a despertar el interés de los ciudadanos, ganar adhesiones de los simpatizantes y generar movilización entre los candidatos. Cuando se conoce previamente la estructura que compone el electorado, se puede construir de una manera eficiente la estrategia, identificar el momento clave para abordar un grupo y los medios empleados para tal fin. En este sentido, la clasificación del electorado se puede tener en cuenta las variables como la edad, el sexo, el rango social, la educación, los intereses, el territorio, los problemas comunes, entre otros.

El estudio detallado del elector nos permite identificarlo también los grupos poblacionales y los sectores en el que se debe hacer un mayor esfuerzo, así como la oportunidad de elaborar un mapeo con el fin de realizar una mayor y mejor cobertura en el terreno, cuales son las herramientas que se debe utilizar en los diferentes momentos, que son los insumos más importantes para construir los discursos (mensaje), cuales son los rasgos más sobresalientes de los adversarios (fortalezas y debilidades), en que segmentados no impactar, además de determinar las tácticas y los medios En conclusión, el estudio electoral nos ayuda a reconocer todos y cada uno de los aspectos de la campaña, no hacerlo significativamente improvisar y caminar sin rumbo alguno.

Jamer Chica

Tags: