…Y ahora toca gobernar

#coaching #Candidato #Politico

…Y ahora toca gobernar

Me encanta la toma de conciencia del nuevo sentido del éxito, de la gran diferencia entre ganar y gobernar.

Me apasiona vivir y sentir esta nueva forma de hacer política. Ganar ya no es garantía de éxito. Las noches electorales han dado un cierto giro, donde prudencia y responsabilidad toman protagonismo. Me gusta escribir que no existen grandes victorias, ni podemos sumergirnos en grandes derrotas. La reciente noche electoral nos mostró muchísimos éxitos y, sin embargo, un reducido grupo de vencedores.

Hemos cambiado las matemáticas por la psicología, la negociación y la filosofía; aunque los números te hacen ganar, es la capacidad de negociar, la reflexión y tu visión la que te hace gobernar. De entrada, valores fuertes y objetivos claros. Una escucha atenta de las partes implicadas, un dialogo profundo, una organización del debate.

80/20 en comunicación política. En comunicación política siempre hablamos de los éxitos de campaña, de cómo nuestro candidato tiene que dedicar el 80% de su tiempo en campaña a proyectar sus propuestas, a hablar de él, de su equipo, de lo que quiere hacer para mejorar la vida de las personas, del futuro que quiere ofrecer, de lo que tiene de diferente, de su apertura para llegar a los acuerdos que permitan mejorar el bienestar; en definitiva, hablar de futuro, de ofrecer certeza y capacidad y, como decimos los asesores, «dejemos la crispación y el ataque sólo para el 20% de nuestro tiempo, eso no es futuro».

Curiosidades en campaña

El valor del contraste y de la notoriedad. Diseñar acciones de impacto, virales, ¿realmente nos conviene? Es una cuestión de estilo y de preferencia. Si eso que haces es una prolongación de tus valores, encajará, y si lo difunde tu target seleccionado has conseguido tu objetivo. Hay que recordar siempre que todas las acciones de impacto que hacemos generan opinión. Es interesante tener presente que un like o una visualización no es un voto, eso es estrategia de aire que hay que consolidar y aterrizar. Sin duda, que permanecerá en la mente del elector, pero cabe preguntarse si realmente proyecta la imagen que se desea.

Secretos

Me preguntan en ocasiones sobre cómo vivimos las campañas los asesores. Me gusta contar que, particularmente yo, las vivo con pasión; a veces tengo la sensación de hacer un verdadero paréntesis en mi vida para ofrecerle a una persona, y al equipo que él o ella diseña, todo mi tiempo, toda mi energía, mi experiencia, lo más importante para mi, todo mi apoyo. Siento que mi misión es protegerlo, permitir que tenga un gran equilibrio, que conjugue todos los intereses que se dan en muy poco tiempo y con una gran intensidad. La relación de un asesor con su candidato es como las grandes historias; corta, pero intensa, que, cuando lo mejor estaría por llegar, las circunstancias te obligan a parar. Y como en toda buena historia, siempre piensas: «nos faltó un mes, una semana, un poco más»; siempre, cuando ya la maquinaria está engrasada, el tiempo se termina y te quedas con ganas de más.

Se establece un periodo de adaptación necesario, y a la vez corto, donde tienes que ser rápida para conocer las prioridades, costumbres, hábitos de la persona, para convertirte en un facilitador para él. Diseñar su entorno propicio, donde tu cuidado y despliegue facilita el suyo, donde si te quieren a ti también lo quieren a él, donde el protagonista es tu candidato. Todos dirigimos nuestros esfuerzos para que sea él quien brille y, en ocasiones, se sufre en silencio, exclusivamente porque alguien considera ser o adquirir un protagonismo que no le corresponde. Vives en constante análisis de los detalles y favoreces esa estrategia de tierra, mar y aire orientada a una multitud heterogénea. Conjugando su agenda, su imagen, su despliegue en medios, su estrategia de redes, todo coordinado con el diseño de una marca personal que le dirija a construir su reputación. Y nunca dando nada por hecho, construyendo su Plan A y B.

Me siento feliz cerca del ser humano que se encuentra detrás de un cargo publico, de un candidato. Es todo un lujo para mí, un privilegio estar.

*Psicóloga. Coach Político. CEO ETIK

@EtikMaite www.etikpolitica.es

Tags:
,